Guía de Cantabria Liébana y Picos de Europa
Información Publicidad Mapa
PANORÁMICA
Naturaleza
Relieve, ríos y costa
Clima, flora y fauna
Población y comarcas
Comunicaciones
Historia
Arte y monumentos
Alojamientos
Gastronomía
Artesanía
Fiestas
 
Directorio de: Instituciones Empresas Profesionales Hostelería Comercio Cultura Ocio y Turismo


PANORÁMICA: Población y comarcas

-Cantabria tiene una población aproximada de 535.000 habitantes. La distribución espacial resulta francamente desequilibrada, ya que el 10% de la superficie provincial acoge a más del 70% de la población, dando lugar así a zonas con muy diferentes densidades.

Las mayores concentraciones se localizan en la zona costera. Solamente las ciudades de Santander (capital de la Comunidad) y Torrelavega suman casi la mitad del total de la población provincial. En cuanto al modo de asentamiento, debe señalarse que, en términos generales, Cantabria ofrece un modelo diseminado, que es mucho más patente en la zona oriental de la provincia y en toda la franja litoral.

Comarcas y economía provincial
-No es fácil establecer una división comarcal de las tierras de Cantabria que recoja la tradición histórica, que se ajuste a unos límites naturales y en la que se identifiquen los distintos tipos humanes. Y, sin embargo, en Cantabria se puede oír hablar de pasiegos, cabuérnigos, lebaniegos, campurrianos y trasmeranos, como si cada uno de estos tipos humanos correspondiese a una entidad comarcal concreta y bien delimitada.

La realidad es que ni los propios cántabros se ponen de acuerdo a la hora de definir, por ejemplo, a un pasiego como a un habitante de las riberas del río Pas, con lo que quedaría excluido como pasiego el natural de Selaya o Villacarriedo, o como a un habitante de los montes de Pas, en cuyo caso ya no serían pasiegos aquellos que viven en las zonas bajas del valle del Pas.

Dejando a un lado la polémica, y entendiendo que probablemente es pasiego, trasmerano o lebaniego quien se siente como tal, en Cantabria se han establecido una gran comarca litoral y cinco interiores que, en general, se ajustan a las cuencas fluviales de los principales ríos.


Santander y su entorno

Santander, ciudad ideal. Este significativo titular resume en pocas palabras la realidad de una moderna y cosmopolita ciudad. Premios como el de "ciudad ideal", unido al recientemente otorgado por los periodistas americanos especializados en turismo, quienes eligieron a Santander como la ciudad más elegante de España, o la adjudicación por parte de la Comunidad Europea de las banderas Azul y Mundo Limpio para su playas, refrendan el esfuezo realizado por las sucesivas corporaciones municipales para realzar la belleza natural de la capital de Cantabria

-La ciudad Santander es el centro administrativo y comercial de la región y está bordeada por una hermosísima bahía que se prolonga hasta la zona de El Sardinero, en la que se encuentran sus afamadas playas del mismo nombre (Primera y Segunda).

La ciudad dispone de una amplia dotación de parques y jardines de gran interés, entre los que destacan los de Pereda, en recuerdo del escritor constumbrista cántabro José María de Pereda, la Finca Altamira, Mataleñas y La Magdalena, donde se encuentra ubicado el Palacio Real y una amplia campa donde se practica la hípica.

Visitas obligadas en la ciudad de Santander son las de la Iglesia del Cristo y la Catedral, de estilo gótico y asentada sobre las ruinas de un monasterio medieval del siglo XIII; la Biblioteca Menéndez Pelayo, cuyo origen está en los más de 40.000 volúmenes regalados a la ciudad por el insigne polígrafo santanderino Marcelino Menéndez y Pelayo; el Palacio Real de la Magdalena, antigua residencia veraniega de la familia real al inicio del presente siglo y actual sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP); el Museo Regional de Prehistoria y el Museo Marítimo del Cantábrico.

La ciudad cuenta, también, con un parque y campo de golf, el de Mataleñas. Al otro lado de la Bahía, en Pedreña, a quince minutos de paseo en barco, se encuentra el Real Golf de Pedreña, en cuyos hoyos se forjó el mundialmente conocido Severiano Ballesteros. La oferta golfista se completa con el recinto situado en el Abra del Pas, a diez minutos de la ciudad, y en uno de los parajes más bellos del entorno santanderino.

-Un histórico establecimiento de juego, el Gran Casino de El Sardinero, y dos edificios emblemáticos de reciente construcción: el de la Asamblea Regional, rehabilitación del antiguo Hospital de San Rafael, y el Palacio de Festivales, diseñado por Sainz de Oíza y sede de las actividades del FIS, son buena muestra de como la arquitectura puede y debe servir para realzar una ciudad.

Muy cerca de Santander puede visitarse el faro de Cabo Mayor, las playas de la Maruca, Virgen del Mar, San Juan de Canal, Covachos y Arnía; el Parque Natural de las Dunas y Playas de Liencres, la cueva prehistórica de El Pendo y el Museo Etnográfico Velarde, ambos en el término municipal de Camargo, y el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, donde numerosas especies de animales salvajes viven en semilibertad en un karst de arcilla roja donde ya en la época prerromana, y hasta tiempos recientes, funcionó una explotación minera de la que se extraía óxido de hierro.


Costa Oriental y Trasmiera

-En la Costa Oriental y la comarca de Trasmiera se encuentran las más hermosas playas del litoral cantábrico y las poblaciones turísticas por excelencia de Cantabria. La Trasmiera del interior es, así mismo, una de las zonas ganaderas más pujantes de la Comunidad Autónoma de Cantabria.

En el recorrido por la ruta citada resulta imprescindible la visita a Castro Urdiales, el municipio más oriental de Cantabria, donde puede recorrerse la Puebla Vieja, la Iglesia gótica de Santa María, el castillo-faro y el paseo marítimo que desemboca en la playa de Brazomar. Se recomienda degustar sus especialidades gastronómicas, principalmente besugo y caracoles.

En Islares, Oriñón y Guriezo merece la pena visitar, además de sus playas naturales, la Iglesia parroquial de Guriezo, la ferrería medieval de La Iseca y la ermita de Nuestra Señora de las Nieves. Guriezo cuenta con una especialidad gastronómica de primer orden, que son sus excelentes chorizos.

En Laredo se puede disfrutar de todo el sabor de lo antiguo recorriendo la Puebla Vieja, recrearse contemplando su Iglesia de estilo gótico o recorrer el inmenso arenal conocido como la Playa Salvé. de seis kilómetros de longitud.

Santoña no puede ni quiere ocultar su pasado militar y cuna de navegantes famosos como Juan de la Cosa. Visita obligada son el castillo de San Carlos y los fuertes de San Martín y Napoleón y la iglesia gótica. Cuenta, además, con una playa de sonoro nombre: la de Berria.

-Noja e Isla son los dos localidades cántabras que mayor desarrollo turístico han experimentado en los últimos años. De ese presente y un rico pasado, forjado por los indianos (emigrantes que hicieron fortuna en América), se encuentran numerosos ejemplos como los palacios y casonas. Sus playas son especialmente apreciadas por la calidad de sus blanquísimas arenas. En Isla destacan, también, sus conocidos viveros de langosta.

En el término municipal de Bareyo se encuentran las playas de Ajo -en esta localidad la especialidad gastronómica es la paella de marisco y la langosta. Destaca especialmente la iglesia románica de Santa María de Bareyo, obra del siglo XII en la que destaca el ábside. Posee además una pila bautismal románica, considerada como la más monumental y original de Cantabria.

A Ribamontán al Mar corresponde el inmenso arenal, de más de diez kilómetros, que iniciandose en El Puntal, frente al Palacio de la Magdalena, comprende las localidades de Somo y Loredo. A mar abierta, también, están las playas de Langre y Galizano.


Costa Occidental

La excursión a la zona occidental de Cantabria se convierte en una paseo costero, recorriendo algunos de las playas y parajes más agrestes de la Comunidad Autónoma cántabra. Se recomienda utilizar la carretera turística Oyambre-Los Llaos-San Vicente de la Barquera. Toda la zona está repleta de conjuntos histórico-artísticos, sobresaliendo entre todos Santillana del Mary y sus afamadas Cuevas de Altamira.

-El conjunto monumental e histórico-artístico de Santillana del Mar exige toda la atención del viajero. La Colegiata románica y sus capiteles de gran belleza y realismo, los innumerables palacios y casonas, el Museo Regina Coelli, dedicado a la restauración de obras de arte religioso, las casonas museo del Aguila y la Parra o la Fundación Santillana, son algunas de las visitas obligadas. Como obligado es llegarse hasta el Museo de las Cuevas de Altamira para valorar la importancia del descubrimiento de la llamada Capilla Sixtina del Arte Cuaternario. Actualmente las visitas al interior de las cuevas está limitada por razones de seguridad, pero muy pronto se llevará a cabo una réplica exacta de Altamira, con lo que sus tesoros estarán al alcance del gran público.

Comillas es la otra localidad de la costa occidental que merecidamente está reconocida como conjunto -histórico-artístico. El Palacio de Sobrellano, el "Capricho" de Gaudi y la Universidad Pontificia son los principales atractivos monumentísticos. Quienes deseen emocionarse con el entorno paisajístico deberán acudir al Parque Natural de la Ría de la Rabia y Oyambre.

En San Vicente de la Barquera podrá contemplar su característica Puebla Vieja, la iglesia gótica, el castillo que domina la villa, las ruinas del Convento de San Francisco y el sepulcro del inquisidor Antonio del Corro. Para los amantes de la buena mesa todos tipo de pescados y la especialidad del "sorropotún", una marmita de bonito muy especial.


Liébana y Picos de Europa

-La ruta por Liébana y los Picos de Europa brida la contemplación de pueblos centenarios y paisajes de impresionante belleza como el desfiladero de La Hermida, el Collado de Llesba, los bosques de Cabezón de Liébana, las laderas de Peña Sagra y la subida a Tresviso, el municipio de menor población y situado a mayor altitud de Cantabria y famoso por su queso picón.

De Urdón parte el camino de herradura que conduce a Tresviso y desde el que se ofrecen impresionantes panorámicas.

Santa María de Lebeña y su iglesia mozárabe, Mogrovejo y su torre medieval, Cillorigo y su Museo Etnográfico y Piasca con su su iglesia románica, son visitas obligadas para quien recorra la zona.

-En Potes, capital de la comarca de Liébana, pude visitarse la Puebla Vieja, la Torre del Infantado y el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, donde se guarda el "Lignum Crucis" el mayor trozo de la Vera Cruz, madero en el que fue crucificado Jesucristo.

En Espinama se inicia la subida a los puertos de Aliva y Macizo Central de los Picos de Europa, al que también se accede desde el teleférico de Fuente Dé que permite igualmente la ascensión al Mirador del Cable.

En Turieno tiene su sede la asociación de Turismo Ecuestre Picos de Europa que pone a disposición de los visitantes rutas a caballo por los macizos de dichos picos.

Toda la zona de Liébana cuenta con especialidades gastronómicas claramente diferenciadas del resto de la Comunidad Autónoma. El cocido lebaniego, hecho a base de garbanzos y berza, asados, caza, pesca y quesos, entre los que destacan, además del ya citado de Tresviso, los de Bejes y Aliva.


Campoo y Vaderredible

-Esta extensa excursión por la Comarca de Campoo y Valderredible combina los más diversos atractivos. Desde el paisajístico y naturalista (bosques y montes de flora y fauna autóctona, itinerarios idóneos para el senderismo...), a los culturales (arte rupestre, románico, ruinas romanas, casonas y palacios, etcétera), pasando por la práctica de deportes de invierno (la estación de Esquí de Alto Campoo), de la caza y la pesca. Y todo ello sin olvidar la gastronomía propia de la comarca. Truchas de los ríos de montaña, platos de caza (jabalí, corzo y venado) y repostería (especialmente las pantortillas de Reinosa) configuran un menú tan variado como atractivo.

-Muy cerca de Reinosa, en Fontibre, asistimos al nacimiento del Ebro. Entre chopos, hayas y robles surge el que termina siendo el más caudaloso río de la Península Ibérica. El pantano del Ebro, el más grande embalsamiento de agua de España, acoge la Reserva Nacional de Aves Acuáticas, y es lugar idóneo para la práctica de deportes náuticos. La Reserva Nacional del Saja es, sin duda, otra visita obligada para quien recorra esta ruta de la Cantabria interior.

-Desde Reinosa, la capital de la comarca de Campoo, parten distintas rutas para admirar el arte religioso y civil más notable de Cantabria: las ruinas romanas de Julióbriga, las colegiatas románicas de Cervatos, San Martín de Elines y las iglesias rupestres de Cadalso, Arroyuelos y Santa María de Valverde.

La Estación Invernal de Alto Campoo, en Braña Vieja, gerenciada por la empresa pública Cantur S. A, está situada en un paraje de paisaje impresionante que domina el Pico Tres Mares, así llamado por nacer en sus laderas ríos que terminan vertiendo sus aguas al Cantábrico, al Atlántico y al Mediterráneo. La Estación de esquí cuenta con todo tipo de servicios: telesquís, telesillas, hotel, refugios y pistas bien balizadas, para el disfrute de los amantes de los deportes de Invierno.